Entrevista a Mauricio Somarriva

Datos personales:

Conoció la carrera de Bibliotecología, un día cuando, en compañía de su esposa, fue a cenar a la casa de una amiga de ella, que también era profesora y le comentó que se estaba dictando en la Universidad de Chile la Carrera de Bibliotecología.

Cuando se crea el primer Centro de Alumnos, siendo su primer Presidente, Mauricio Somarriva.

Como alumno, recuerda que las clases se daban en el segundo piso de la Casa Central de la Universidad de Chile, mientras que en el primero, estaba la Biblioteca Central.

Después de estudiar sigue trabajando como profesor ya que la renta era mayor y no podía trabajar en algo en lo que recibiera un sueldo menor, en relación a lo requerido por su familia. La persona que le ayudó en este problema fue la señora Luisa Arce, quien vio la problemática monetaria, y de sobrecargo de horas académicas que tenía (36 horas semanales, como docente).

Por ese entonces un abogado chileno, llamado Alejandro Álvarez murió en Europa, quien fuera miembro honorable de la corte Internacional de La Haya, además de haber escrito varios libros en el área del Derecho, y regaló su Biblioteca personal a la Escuela de Derecho. Entonces fue Somarriva quien tuvo el agrado de recibir esa colección, estando a cargo de la Biblioteca de Derecho de la Universidad de Chile.

Posteriormente, fue designado Consejero de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile. Durante los cambios producidos por la reforma; él junto con Villalón y Clara Budnik, formaron INDOC, y reestructuraron los servicios de información de la Universidad de Concepción.

Somarriva cuenta que en su vida profesional han existido dos grandes amores: la docencia y la bibliotecología, es por eso que cuando se retiró de la Escuela de Bibliotecología, el año 1976, se dedicó cien por ciento a la docencia, área en la cual, él es amo y señor.

Fue director del Liceo de La Ligua, y máximo encargado educacional de la provincia de Petorca, pasando por él, decisiones importantes, respecto a posibles cambios que se debieran realizar en ese entonces en las escuelas de esa localidad.

Datos históricos de la profesión:

Participó en el diseño teórico del libro Bases para el Planeamiento Educacional, durante el Gobierno de Don Jorge Alessandri, quien formó una Comisión de Planeamiento Integral de la Educación; estando a la cabeza de la misma, un experto chileno llamado Oscar Benavente.

Este personaje, consideraba imprescindible la existencia dentro de esta Comisión, de profesionales Bibliotecarios, es por ello que, solicita la colaboración de tres profesores de Lenguaje (castellano en ese tiempo), ellos eran: Don Mauricio Somarriva, Graciela Estreor y María Isabel Cornejo, quien trabajó durante mucho tiempo en un Hospital de niños Calvo Mackenna.

Producto de esta Comisión, se desarrolló un Centro de Documentación Pedagógica en la Superintendencia de Educación, organismo que posteriormente desapareció.

Somarriva, escribió un breve resumen de lo que fueron los comienzos de la Bibliotecología en nuestro país. Esta disciplina, se origina gracias a la Universidad de Chile, que mediante un estudio del contexto social y cultural de ese entonces en nuestro país, se propuso ayudar a los personajes que estudiaban fuera y luego volvían a Chile y no encontraban las Bibliotecas adecuadas a las exigencias del momento.

Es por ello que también, la Fundación Rockefeller, brinda ayuda monetaria para la construcción de Bibliotecas, en la ya mencionada casa de estudios.

Entre otros personajes que apoyaron esta labor, se encuentran el Sr. Heiliger y su esposa, el cual, no poseía muchos conocimientos de español. Viene en una primera oportunidad y posteriormente fue traído por el Colegio de Bibliotecarios, siendo allí en donde Mauricio Somarriva le conoció.

Como dato curioso, cabe destacar que, el mismo día que Heiliger se marchó de Chile en su segunda venida, la Biblioteca de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile se incendia, destruyéndose en su totalidad.

En ese entonces, era Rector de la Universidad don Juvenal Hernández, quien fue considerado una eminencia, en lo que respecta a la dirección universitaria, siendo elegido muy joven. En su elección, existen dos fuerzas muy grandes, por un lado, estaba Raimundo del Río, doctor de profesión, y por otra parte, se encontraba el doctor Bernardo Garoto; quienes vieron que el clima (contexto) estaba tan efervescente que, decidieron buscar un candidato neutral, entre los decanos más jóvenes y más inexpertos. Cuando finalmente fue designado Juvenal Hernández dijo que su periodo sería el más corto, sin embargo, ha sido el más largo, hasta la actualidad.

La Bibliotecología en la Universidad de Chile, comenzó a impartir los cursos para la formación de Bibliotecarios, pero para sus Bibliotecas. Se fueron enterando de estos cursos diversas personas que se acercaron a estudiar en ellos y que luego llegaron a ser los profesores de Somarriva. Estos estaban bajo la supervisión de la Biblioteca Central de la Universidad de Chile.

Toda esta gama de eventos y propuestas, recibían un nombre muy peculiar, lo que los gringos denominaban Training Service (Entrenamiento de Servicios); si bien, toda la gente de la Biblioteca Nacional, no asistió a estos cursos de verano, si lo hizo uno de ellos, llamado Alfonso Campos, quien, durante un tiempo tuvo bastante importancia en el ámbito bibliotecario.

Luisa Arce, fue un personaje muy importante en lo que respecta a la Bibliotecología, era profesora de Biología y Química; este sistema, este orden, tuvo una duración por largos años, hasta que surgió la inquietud de crear una escuela de Bibliotecología, que hasta entonces, no existía. En ese tiempo, surgió una pugna entre Villalón y Luisa Arce, dado que, la Bibliotecología en Chile, daba sus primeros pasos, y requería de alguien que se hiciera cargo de la misma, es entonces donde aparece Mauricio Somarriva.

La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, abarcaba en sus modalidades de trabajo todas las áreas, excepto dos, Medicina y Agronomía; es por ello que, se entiende que la Bibliotecología, si bien, no es propiamente científica, si se encarga de avalarse en un método de este carácter. En ese tiempo, el rector de la Universidad de Chile, era Juan Gómez Millas.

Es preciso señalar que, la persona que ha escrito más Bibliotecología, y no es de la profesión, es Augusto Iglesias Mascanilla, quien realiza las asignaturas de alemán, latín y griego.

Cuando él estudiaba se deriva la Escuela de Bibliotecología hacia el sector de Macul, en donde pasó por tres instalaciones; también comenzaron a salir al extranjero Bibliotecarios, con la finalidad de perfeccionarse, y recibir estudios de postgrado; el ramo que realiza Mauricio Somarriva, tenía relación directa con la Práctica Profesional.

Los cambios se van dando día tras día, y por ende, muchas veces uno no es capaz de percibirlos, por la sencilla razón de lo vertiginoso que son.

Uno de los posibles problemas, es que el movimiento Bibliotecario en Chile comienza al revés, pues comienza en las bibliotecas universitarias y especializadas, mientras que en el resto del mundo comienza en las bibliotecas públicas y escolares; en estos casos, lamentablemente, no necesariamente existen personas acordes a cargo de las mismas.

Es necesario por parte de los Bibliotecarios que, se muestren más al mundo, se den a conocer, siendo más partícipes en su profesión, como también, a nivel social, y no quedarse con lo hecho hasta entonces; se debe tener personalidad.

Somarriva, junto con otros colegas suyos, renunció a la Escuela de Bibliotecología, en 1976, por motivos políticos.

Anécdotas

Alberto Villalón dictaba sus clases y en una de ellas dijo la expresión: “y ese momio de Alessandri”, entonces una de sus alumnas, llamada Mónica Matte, sobrina de quien fuera Presidente de Chile, se para y le dice “Profesor, así no es mi tío”.

En TVN, se formó el Centro de Documentación en base a una visita de un alto militar argentino que realizó a nuestro, Onganía es su nombre, en donde, a alguien se le ocurrió la idea de llamar a Bibliotecarios; pues, fue entonces cuando se les citó a una reunión, en donde se les pidió asesoría para ubicar alguna foto del personaje en cuestión; es así como surge el ya mencionado Centro de Documentación.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License