Entrevista a Ana María Pino
“Nunca le hemos dado el estatus que debe tener la carrera de Bibliotecología, nosotros todavía seguimos estando detrás del mesón”
flickr:3135782269
Ana María Pino Yáñez

Ana María Pino, quien actualmente se desempeña en la Biblioteca del Congreso Nacional, nos habló sobre sus inicios en la carrera, su trayectoria en ella y sus opiniones acerca de cómo ha cambiado la carrera hasta hoy en día, como así también el gran cambio que provocó el golpe militar en la formación y vida universitaria, específicamente en la Bibliotecología.

Su amor por la Bibliotecología empieza a mediados de los años 1969, cuando al fallecer su padre, quien era presidente del Colegio Medico y muy amigo de Salvador Allende (Presidente del senado en aquel tiempo), empieza a trabajar en la Biblioteca del Congreso, gracias al ofrecimiento que Salvador Allende hace a su madre. Ana María Pino, de 20 años, empieza a trabajar como colaboradora en la Biblioteca. En palabras propias señala:

“… trabajaba junto con la hija de Salvador Allende, Isabel Allende, con Dolores Carvajal y también trabaja junto a Ximena Feliú, Jefa de Catalogación, quien empezó a conquistarnos para que entramos a la carrera…”

Así es como en el año 1971 entra a estudiar Bibliotecología, al Pedagógico en la Universidad de Chile, convalidando los ramos de Pedagogía en Inglés que aún cursaba, con lo cual sacaría la carrera en menos tiempo. En 1973 al producirse el golpe de Estado hubieron varias violaciones a los estudiantes, muchos de ellos fueron obligados a dejar sus estudios.

"…. Yo terminaba mi carrera en diciembre de 1973, lo cual con el golpe tuve que ir medio año más para poder titularme, otras personas como Dolores Carvajal fueron exonerados, los cuales no pudieron seguir yendo más a la facultad. En enero del 1975, nos otorgaron el título…"

En el Pedagógico se vivía un ambiente de efervescencia política y social, a causa del movimiento del año '68 había debate, no existían miedos a pesar de que había varias visiones. Donde había espacios en los cuales se podía debatir, conversar y lo más importante no había temor. Ya llegado el golpe militar, las cosas cambiaron dentro de la Universidad:

"…En el año 74 a los alumnos se nos controlaba: nos pedían el carnet, no se nos permitía sentarnos en el casino más de tres personas, era como una Cárcel, cambió toda la libertad que habían en esos años. Los profesores eran muy afables, dispuestos a conversar con los alumnos, habían excelentes profesores que después perdimos, la Escuela de Bibliotecología la dirigía Alberto Villalón, un hombre muy inteligente, teníamos como profesores a personas como Ana María Pratt, Ximena Feliú, Ana María Bianchi, Clara Budnik…"

Ana María Pino, también recuerda el presidente que tenía el Centro de Alumnos en aquella época, Jorge Ramírez, el cual después del golpe es cambiando por el "Paco" Ulloa, quien era un trabajador de la Universidad, que estaba becado por el convenio UTE-CUT. Para ella el ambiente estaba dividido, porque las bibliotecólogas en general eran personas de buenos recursos.

Al preguntarle que diferencia encuentra en la forma en que se abordaba la enseñanza de la bibliotecología en sus años como estudiante a como es hoy en día, Ana María realiza una crítica a la malla actual, abordando el tema de la Tecnología como un tópico importante, pero que no lo es todo, y que hoy en día los estudiantes no salen muy preparados para insertarse al mundo.

"…Antes teníamos una formación humanista e integral. No éramos tecnologizados, no éramos tecnócratas, salíamos con una cultura tan amplia que podíamos movernos por muchos ámbitos, lo que siento ahora es que los estudiantes de bibliotecología salen con una formación con una malla curricular, para mi, absurda, obsoleta y que tienen ramos para llenar una malla curricular, que en concreto no aportan al estudiante…"

Esta crítica nace a causa de que encuentra que la formación cambió mucho, antes tenían ramos como: Literatura, Cultura Chilena, Idiomas, Bibliografías, Biblioteca Escolar, Universitaria, Administración de Bibliotecas; los cuales en palabras de Ana María:

"…te permite luego insertarte, porque lo que tienes que ir aprendiendo de tecnología lo aprendes después, saber tecnología no es parte de una formación académica. Está bien saber tecnología, hay que usarlas, pero eso es para una cosa muy puntual, pero la formación debe ser absolutamente amplia, integradora y humanista…"

Para Ana María el campo de trabajo en bibliotecología siempre ha sido bueno, ya que el área siempre necesita profesionales. Una autocrítica que hace a las y los colegas bibliotecólogos, es que:

"…nunca le hemos dado el estatus que debe tener la carrera de bibliotecología, nosotros todavía seguimos estando detrás del mesón y yo creo que nosotros no tenemos que estar detrás del mesón, estamos por sobre el mesón, somos profesionales que debemos trabajar en equipos multidisciplinares. Nosotros nunca nos hemos puesto en el real espacio que merecemos…"

Las palabras de Ana María Pino, aún suenan como si hubiesen sido ayer las imágenes y relatos que nos cuenta, sus críticas nacen de su vida, de su visión, de lo que le tocó vivir, ver y escuchar. Para ella el golpe militar es una arista que marca un antes y un después, no sólo en su vida, sino en toda nuestra sociedad, en Chile y particularmente en la Escuela de Bibliotecología.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License