Contexto: 1989 - 2009

Dos importantes sucesos dan inicio a la década de 1990: a nivel internacional, la caída del Muro de Berlín, y la consiguiente disolución de la URSS, que pone fin a la Guerra Fría; y a nivel nacional, la elección de Patricio Aylwin como el primer presidente elegido democráticamente tras la dictadura militar de Pinochet, el cual dará paso a los tres sucesivos gobiernos de la Concertación.

Durante este periodo, EEUU se consolida como potencia dominante a nivel mundial, con la consiguiente implantación del modelo económico neo liberal: el cual a priori genera beneficios, pero trae consecuencias indeseables a largo plazo: el aumento de la desigualdad en la distribución del ingreso, explotación desmedida de los recursos naturales, e inestabilidad en los mercados bursátiles.

Una de las consecuencias de dicho modelo, por el cual Chile se rige en gran medida, es la proliferación de la cultura de masas, la cual tiende a unificar gustos pese a las fronteras idiomáticas y geográficas. El consumo de bienes y servicios toma un lugar privilegiado en el uso del tiempo libre, influyendo incluso en la definición de la identidad personal y colectiva.

Esta situación genera cuestionamiento en ciertos sectores de la sociedad y propicia el surgimiento de movimientos anti –stablishment , en los cuales las personas apoyan causas y buscan alternativas en cuanto a imagen, consumo cultural y estilo de vida.

Los medios de comunicación adquieren gran protagonismo, en particular la televisión: los mensajes presentes en sus contenidos, reales o ficticios, han llegado a moldear las opiniones, aspiraciones y visión de mundo de las personas. Debido al deterioro de la imagen de los tres poderes tradicionales de nuestra sociedad: el Estado, la familia y la Iglesia; a raíz de escándalos mediáticos, la prensa ha sido identificada por el público como “el cuarto poder”. El punto de partida de esta dinámica es, para muchos, el escándalo Watergate, que concluyó con la dimisión del presidente Nixon en 1974.

La creación de la Web marca un punto cúlmine en materia de acceso a la información, permitiendo a sus usuarios consultar cantidades de material documental nunca antes vistas, con una enorme diversidad de contenidos. Esto da origen a una suerte de nueva modalidad de lectura: la navegación, que se caracteriza por su gran amplitud, superficialidad y avance no – lineal.

Esto, sumado al conjunto de innovaciones conocidas como Web 2.0, conforma una plataforma ideal para interactuar en tiempo real pese a la distancia geográfica y publicar contenidos propios, obteniendo retroalimentación y visibilidad, dando origen a nuevas pautas de socialización, propias del entorno virtual.

Dentro de la historia reciente, es posible mencionar un hecho que marco a gran parte de la población mundial, así como a nuestra profesión: el ataque al World Trade Center el 11 de Septiembre del 2001, pues, debido a esta lamentable acción las autoridades de las naciones más importante comenzaron una seguidilla de medidas para frenar el avnce del terrorismo, supuesto autor de estos ataques. Entre estas medidas adoptadas por los gobiernos, el control de la información, quienes la utilizaban, así como el material que pudiera ser utilizado con cualquier fin supuestamente terrorista, lo que perjudico enormemente la tanto la privacidad de las persona, como su posibilidad de libre acceso a la información

En estas dos últimas décadas han tenido lugar profundos cambios sociales que repercuten en el desarrollo de la profesión bibliotecaria y en su enseñanza.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License